¿Cuál es la diferencia entre marketing y ventas? Conoce cómo se relacionan entre sí

¿Alguna vez has sido confundido con tu hermano(a)? Algo similar pasa con el marketing y las ventas. Si bien están relacionadas y trabajan en conjunto, no son lo mismo ni tampoco tienen las mismas bases ni los mismos objetivos.

¿Cuál es la diferencia entre marketing y ventas? ¿Cómo se relaciona el marketing y las ventas? Este tipo de preguntas debes saber responderlas bien si quieres aplicarlas de manera correcta para llevar tu marca al siguiente nivel.

Las empresas dependen del marketing y las ventas para mantenerte activo en el mercado. Ambos conceptos están en una relación de codependencia que debes respetar, ya que, una no puede existir sin la otra.

Pasemos punto por punto. Empecemos por las ventas: 

Obviamente no entraremos en la definición ni las implicaciones legales que conlleva la venta de un producto o la contratación de un servicio, sin embargo, hay elementos cruciales que sí debes tomar en cuenta. 

Entonces, las ventas se basan en la idea de hacer llegar el producto final ofrecido a manos del cliente. Este producto puede ser un bien material o un servicio, así que, sea cual sea la naturaleza de la venta, la idea final es captar al cliente.

De forma general, las ventas:

  • Se dan de uno a uno: Aunque las ventas sean manejadas por un departamento completo o sea como sea, al final de cuentas, la transacción sucede entre la empresa y el cliente, dos personas. 
  • Se mide por cantidades: Las ventas son de una fácil manera de cuantificarse, ya que, se realiza por volúmenes de productos o servicios adquiridos por los clientes. 

Los resultados se alcanzan rápido: los objetivos que tienen que ver con ventas suelen ser destinados a resolver necesidades a corto plazo.

Las ventas son el resultado final de la estrategia de marketing bien implementada y, seamos honestos, es también lo que toda empresa quiere al final de cuentas.

Ahora, ¿qué sucede con marketing?

En el caso del marketing, nos estamos refiriendo a algo diferente a lo que hemos referido y, pudiera considerarse como el paso previo a las ventas. 

A grandes rasgos, el marketing, consiste en la creación e implementación de estrategias, basadas en los objetivos de marketing, que atraigan a potenciales clientes hacia la empresa. Es decir, el propósito final del marketing es, de alguna forma, aumentar la demanda del producto o servicio que ofrece la empresa. 

Estas estrategias siguen una serie de principios y bases que facilitan esta captación de potenciales clientes, tratando por supuesto, de que estos terminen siendo clientes finales de la marca.

Aquí, ya conociendo ambos conceptos, podemos ya inferir de primera mano que ambas van íntimamente relacionadas. Es decir, el objetivo final de las estrategias de marketing es conseguir ventas. 

¿Cuál es la relación entre el marketing y las ventas?

Teniendo claro cómo ambos conceptos conviven y se dan, entramos en materia, ¿cómo se relaciona el marketing con las ventas? La respuesta a esta pregunta también va ligada a otra pregunta: ¿Cómo diferencio una estrategia de marketing a una venta? 

Quizás, si hasta ahora no tienes claro la diferencia con solo conceptos, adentrarse en las actividades propias de cada uno de ellos, de seguro será de gran ayuda. 

Por un lado, el marketing va a buscar las mejores condiciones para que tu producto o servicio pueda llegar a las masas y de ahí, puedas captar más clientes. Esta captación de clientes se da  con la venta final de lo que estés ofreciendo. 

Estas condiciones nacen con la implementación de una estrategia de marketing, la cual medirá su éxito cuando logre el objetivo final: llevar el producto a los clientes, es decir, que de esa cantidad de visitas o alcance qué hayas obtenido, se conviertan en clientes finales. 

Ambos objetivos se logran aplicando las correctas técnicas correspondientes a cada ámbito. Obviamente, una estrategia excelente y bien aplicada de nada sirve si la venta no se va a dar o, de igual forma, difícilmente se dé la venta si no se conoce el producto o servicio.

¿Por qué se generan las fricciones entre el marketing y las ventas?

Confundir un concepto con otro es bastante común, sin embargo, la confusión que pueda haber una con otra puede traer una consecuencia considerable. 

La razón por la cual son tan confundidos es por su íntima relación, de hecho, esta familia está falta de un hermano con el cual también son confundidos con mucha frecuencia: la publicidad. El hecho de que no puede haber una sin la otra, hace que su confusión sea cada vez más común.

Esta confusión puede traer consigo un efecto no deseado: la pérdida de dinero invertido y de tiempo valioso. La razón detrás de esto es que: cuando la empresa busca un fin, los medios estarán basados en ese fin. Entonces, no puedes buscar un plan de marketing dentro de un plan de ventas.

De manera resumida puedes decir que el marketing es igual a estrategias y las ventas son iguales a dinero, ganancias. 

¿Cómo desarrollar estrategias de marketing y de ventas?

Ok, aquí entramos en otro ámbito un poco más elaborado y debemos entender que cada uno de estos conceptos, por muy cercanos que sean, atienden a maneras diferentes de ser tratadas. Sin embargo, las empresas que trabajan con estrategias conjuntas, tienen mucho más éxito.

El trabajar conjuntamente el marketing y las ventas es excesivamente recomendable, por lo que, aquí te doy algunos tips de cómo puedes hacer una estrategia de marketing y de ventas en conjunto.

  1. Pain Points: para poder llegar a más público y por ende, a más clientes, se debe apuntar de manera a todos los potenciales clientes, no solo a los ideales. Esto hace que exista la necesidad de trabajo conjunto por parte de las ventas y el marketing.
  2. ¿Qué se va a sacar al mercado?: Es importante atender las necesidades de los potenciales clientes y de ahí, también partir a ver cuál ha sido la interacción que hasta el momento ha tenido con la empresa para ayudarlo a dar el siguiente paso y convertirse.
  3. Trata de automatizar lo que puedas: El tiempo de respuesta es ideal y mientras más fácil sea el proceso de la compra, la conversión de los clientes será más fluida. 

Sea cual sea tu plan, ten en mente que debes diferenciar bien para poder llevar tu marca a lo que quieras, esto además de evitar contratiempos en tus objetivos.